Uma Thurman confiesa sus malas experiencias con Harvey Weinstein

La actriz Uma Thurman ha decidido dar a conocer sus confesiones con relación al escándalo Harvey Weinstein, la misma que aseguró hace meses que tenía “algunas razones para estar enfadada” y que debía tomarse un tiempo para poder hablar sobre ello. En un momento en el que campañas reivindicativas como Time’s Up o Me Too están marcando tendencias, Thurman ha decidido que su momento ha llegado y ha explicado las razones por las que no puede sentirse feliz al hablar del director y del productor de películas como Tiempos Violentos (Pulp Fiction).

Durante una entrevista con New York Times, la protagonista de Kill Bill ha confesado que fue violada por un actor 20 años mayor que ella cuando solo tenía 16 años; tras este horrible suceso, Harvey Weinstein fue quien la forzó en un hotel de Paris cuando discutían sobre las líneas de diálogo de un guion y este dejó caer su albornoz: “Le conocía muy bien antes de que me atacase. Él solía pasar horas hablándome sobre distintos materiales y haciendo cumplidos sobre mi mente y validándome. Posiblemente eso me hizo pasar por alto las señales de advertencia”.

“No me sentí amenazada. Pensé que estaba siendo idiosincrásico, como si fuese tu excéntrico y maleducado tío. Me dijo que le siguiera por los vestíbulos para que pudiésemos seguir hablando. Así que le seguí a través de una puerta y era una sauna. Estaba ahí de pie con mi ropa de cuero -botas, pantalones y chaqueta-. Hacía mucho calor y me dijo: ‘Esto es ridículo. ¿Qué estás haciendo?’. Él estaba tan nervioso y enfadado que saltó y salió corriendo”, dijo la estadounidense.

Thurman protagonizó otro encuentro con su acosador una vez más, reunión en la que advirtió al productor de que no tendría futuro en la industria con ese tipo de actitud. “Si le haces a otras personas lo que me hiciste a mí perderás tu carrera, tu reputación y tu familia. Te lo prometo”, aviso que sirvió a Weinstein para negar todo lo que Thurman aseguraba que había pasado entre ellos y para pedir un falso perdón. Todo empeoró cuando Quentin Tarantino y la intérprete hablaron en el Festival de Cannes 2001, evento en el que el cineasta recordó a su compañera que el seguir evitando al productor podría poner en riesgo Kill Bill.

Cuando le recordó que había intentado abusar de ella en el pasado, Tarantino “probablemente le quitó importancia diciendo: “¡Oh! Pobre Harvey, intentando estar con chicas que no puede tener’, a saber lo que se dijo a sí mismo, ¿quién sabe?”. Algunos meses más tarde, Thurman se dio cuenta de que el coche que debía conducir en el rodaje de la película tenía algo raro y pidió a su equipo que lo condujese un doble de acción. “Quentin vino a mi tráiler y me dijo que no quería oír un no, como cualquier director. Estaba furioso porque le había costado mucho tiempo. Pero estaba asustada. Él dijo: ‘Te prometo que el coche está bienEs un pequeño camino recto en la carretera”.

Finalmente, minutos después de esa conversación, la intérprete tuvo un accidente en el mismo coche y ha revelado que ha tardado 15 años en darse cuenta de lo que ocurrió realmente. “Cuando volví del hospital con un collarín, las rodillas dañadas y un montón de golpes en la cabeza y una contusión, quería ver el coche y estaba realmente enfadada”.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *