Crítica: Doctor Strange

Marvel Studios estrena su decimocuarta película de su universo cinematográfico lanzado hace 8 años con Iron-Man. Esta vez se nos presenta un superhéroe distinto a todos los que hemos visto. Un ser capaz entrar a dimensiones místicas del universo donde un humano cualquiera no tiene idea de que existan. Una apuesta algo diferente al ya explotado genero sin dejar los aspectos habituales de una película de Marvel. Ese es Doctor Strange: El hechicero supremo.

dr-strange-001

Stephen Strange (interpretado por Benedict Cumberbatch) es un arrogante neurocirujano exitoso que sufre un trágico accidente automovilístico que daña gravemente los nervios de sus manos que le hace imposible ejercer la cirugía una vez más. Decepcionado por todos frustrados intentos de sanar sus manos, busca una alternativa de recuperación en la lejana Nepal. Allí conoce a la Ancestral (Tilda Swinton) una hechicera que le enseña otra vía de recuperación y la existencia y el uso de las fuerzas místicas del multiuniverso.

dr-strange-002

Scott Derrickson, el director escogido por Marvel, realizó un muy buen trabajo junto su equipo de arte digital en plasmar en la pantalla las inmensas posibilidades más allá de lo que el hombre común no puede ver. Las secuencias de Ancestral enseñando a Strange son impactantes visualmente. Nos deja entrar a un universo de fantasía espectacular. Las secuencias de acción son gran calidad. Un espectáculo digno de ver incontable de veces.

dr-strange-003

Benedict Cumberbatch realiza un muy trabajo interpretando a un arrogante pero divertido Doctor Stephen Strange. Un actor que tiene estilo y carácter único que solo el aportaría al personaje. Marvel repite en una buena decisión de casting para su protagonista. Tilda Swinton también se luce como la despiadada pero sabía Ancestral. Chiwetel Ejiofor también estuvo correcto en su trabajo en su actuación como Karl Mordo, compañero de Strange. Benedict Wong se roba escenas divertidas en su personaje Wong, un serio hechicero protector de la bibliotecta de los hechiceros. Ahora aquí viene uno de los puntos débiles de la película: Mads Mikkelsen interpreta al villano Keacilius, un actor con mucho potencial pero su personaje no está bien explotado. Su motivación es clara pero no se le a recordar por tener un dialogo o una acción que la audiencia recordará como gran villano.

dr-strange-005

Otro de los puntos débiles del largometraje es un tercer acto sin mucha fuerza después del buen ritmo que se traía en el último tramo del segundo. La batalla decisiva no es para nada aburrida pero lleva a una conclusión que es interesante pero no tan emocionante comparado con las anteriores entregas de Marvel.

Doctor Strange es un personaje distinto pero necesario e interesante. Es la apuesta más fantasiosa de Marvel Studios que generará mucha audiencia. Si eres fan de Marvel y de las películas de superhéroes valdrá la pena verla. Es visualmente espectacular y divertida con buenas actuaciones a pesar de no tener un acto final memorable.

NOTA: 8,5/10 (Muy buena)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *